Historias

El eje de la vida

Martha Lucía Barbieri

Comunicadora Social -Yo soy la que soy –

 

«Cuando un hombre es una tetera vacía debería estar con ánimo y sin embargo; estoy destrozado…porque intuyo que podría ser algo parecido a un humano, si solamente tuviera un corazón. Sería tierno, sería amable y un terrible sentimental con respecto al arte y el amor».  

– El Leñador de Hojalata – 

Tómese un momento y señálese usted mismo…se dio cuenta hacia dónde dirigió su dedo o la mano? seguramente hacia su pecho, hacia el llamado centro o eje de la vida, la cavidad torácica, allí en donde se encuentra el elemento más poderoso de nuestra existencia, ese órgano muscular cuya función es bombear la sangre para que ésta llegue a todos los demás órganos de nuestro cuerpo. Seguramente, usted señaló el lugar en donde está la esencia de lo que somos.

The Art of the Brick, Artista Nathan Sawaya- Foto Martha Lucía Barbieri

El corazón: el órgano más importante, el primero que se desarrolla en el embrión y el que palpita hasta el último instante de nuestras vidas. Cuando el corazón se detiene, simplemente morimos físicamente.

Nuestro corazón está conectado a una fuente de intuición, a su propia inteligencia, es un órgano eléctrico e irradia campos electromagnéticos que influyen de manera personal, interpersonal y planetaria. A través del corazón, emitimos energía, es un órgano diseñado para comunicarnos y no se rige por tiempo ni espacio. El flujo de la información llega inicialmente al corazón, luego se envía una señal al cerebro y de allí pasa a todo el cuerpo. Cuando usted tiene un presentimiento, un «palpito» o corazonada, esa es información que primero llega al centro de su pecho y que usted no entiende claramente de dónde proviene. El corazón es la sede de la conciencia.

«Lo esencial es invisible a los ojos, sólo se ve bien con el corazón» 

– Antoine de Saint-Exupéry- 

– El Principito-

Diferentes culturas, tradiciones y religiones conciben el corazón como el motor del cuerpo. Desde tiempos ancestrales se ha dicho que de él se emana el amor, nuestro sentimiento más importante y por esto lo simboliza. Los egipcios, que creían en la vida después de la muerte y para quienes era importante preservar el cuerpo, no retiraban el órgano durante la momificación y sólo un corazón más ligero que una pluma de avestruz estaba destinado a la inmortalidad. En la medicina tradicional China el corazón es el regente del ser humano, imágenes muestran a Jesús apuntando a su corazón, en el budismo hay meditaciones y ejercicios de respiración enfocados en éste y desde éste, es también el trono de Allah en el Islam, para los hindúes en su hridaya (corazón), habita la chispa divina del dios creador Brahma, el Santo Grial, incluso representa el corazón inmortal de Jesús, en el Tao el corazón es la morada del guía interno y para los chamanes conectaba con el Gran Espíritu. Algunas culturas hacían sacrificios y lo extirpaban en rituales como ofrenda a los dioses ya que el corazón era dador de vida y la fuerza vital.

Árbol del Amor – Cercis siliquastrum – Foto Martha Lucía Barbieri

Hasta la madrastra de Blanca Nieves ordenó sacar su corazón y en la serie Once Upon a Time, la misma monarca malvada era aficionada a coleccionarlos. También hay Reina de Corazones en la baraja y en algún cuento, esta frase se utiliza adicionalmente como sobrenombre para personas especialmente queridas (la princesa Diana fue la Reina de Corazones de su pueblo).  En la tierra de Oz, el Leñador de Hojalata, únicamente quería un corazón de verdad para tener sensibilidad y poder amar nuevamente y Ricardo Corazón de León tenía ese apodo por su valentía. Qué tal el tradicional Anillo irlandés de Claddagh que usan los enamorados y que representa un corazón en medio de dos manos.

La connotación del corazón es muy profunda, él es sabio y nos habla de muchas maneras.  Si nos alineamos con él, nos mostrará el camino indicado para encontrar lo que queremos, suena romántico y poético pero es más que eso, finalmente si no confía en su corazón entonces en quién puede hacerlo?

En el corazón se reflejan de manera inmediata nuestras emociones más fuertes, por esto algunas veces sentimos esa dolorosa opresión en el pecho, una gran dicha, o decimos que se nos rompió el mismo cuando tenemos alguna tristeza. Curiosamente existe el Síndrome del Corazón Roto, es un trastorno temporal desencadenado por un fuerte disgusto, un trauma o algún hecho de origen emocional que causa fuerte estrés psíquico o físico.

«El corazón tiene razones que la razón ignora» 

– Blaise Pascal-

Actualmente la publicidad, el marketing, la cotidianidad nos invade con su símbolo. Aunque su representación no se ajusta a la forma anatómica, diferentes versiones narran sobre el recorrido histórico de su simbolismo y sobre cuándo empezó a ser representado con el motivo cordial que conocemos actualmente. Las primeras muestras del órgano como metáfora aparecen en pinturas rupestres, en cuevas, en amuletos tallados en piedra y metales. El Romance de la Pera (Le Roman de la Poire), manuscrito francés anónimo, incluyó una ilustración en la que una doncella entrega a su amado una pera y recibe de él su corazón (con forma similar al que conocemos). Luego aparece un compendio de saber literario y científico llamado los Documenti Dámore de Francesco Barberino, en una de sus ilustraciones aparece Cupido sobre un corcel que porta un collar de corazones.

Foto Martha Lucía Barbieri

Dicen también que proviene de la silueta de las semillas de Silfio, planta asociada con el amor, ya que era utilizada como afrodisiaco y anticonceptivo por griegos y romanos. Incluso se han encontrado monedas de la ciudad de Cyrene en las que la semilla de esta planta está troquelada. La planta se extinguió y su símbolo permaneció en el imaginario colectivo. Hay varias plantas y flores con forma parecida, las hojas de hiedra, planta Nuphar, los Anturios o los llamados Árboles del Amor (Cercis), cuyas hojas acorazonadas tengo justo al lado de mi casa y me rozan cada vez que paso por su lado. Otras teorías sugieren que la figura representa las partes anatómicas de la mujer.

Árbol del Amor – Cercis siliquastrum – Foto Martha Lucía Barbieri

La figura que conocemos está en la baraja francesa, en la heráldica, en el Escarabajo Alado de Tutankhamón, la primera pieza del Codex Chantilly, manuscrito de música medieval tiene notaciones representadas en forma de corazón…

«Los que de corazón se quieren sólo con el corazón se hablan» 

– Francisco de Quevedo-

A nivel lingüístico hay numerosas expresiones. Envío saludos cordiales, a las personas especiales en mi vida les digo que las llevo en el corazón y en ocasiones he tenido que dejarlo en algún lugar, me lo he partido yo misma en unos cuantos trozos y también se ha roto en mi pecho. He dado las llaves de mi corazón sin problema, pienso con él, se me acelera, jamás lo he tenido de piedra, lo escucho habitualmente porque afortunadamente nunca se calla, hago todo desde lo más profundo de mi corazón, lo entrego por completo, he sentido una espinita en él, busco lo que le de paz y algunas veces se vuelve delator. En pocas ocasiones he sacado mi dedo cordial como ademán y cuando lo he hecho ha sido desde lo más profundo de mi corazón. Además puedo simular la figura de un corazón haciendo un gesto uniendo mis manos.

Porque hoy es jueves de volver a lo que fue…porque el corazón siempre ha sido, es y será…porque vale más tener un corazón generoso que vibre en el amor, el perdón y la compasión. Ábralo, el flujo de nuestras emociones impactan a La Tierra.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba