Opinión

La tusa de Shakira

Juan Manuel Díaz

Juan Manuel Díaz

Comunicador Social – Periodista; Especialista en Derechos Humanos y Competencias Ciudadanas de la Universidad del Tolima.

El miércoles pasado y en compañía de un joven productor argentino, Shakira lanzó una nueva canción a través de todas las plataformas digitales. No tendría nada de raro o de distinto a otras veces, salvo que, en esta oportunidad, la barranquillera fustigó duramente al padre de sus hijos, el ex futbolista español Gerard Piqué. Haciendo específica alusión a su nombre y al de su nueva pareja, Shakira pareció lanzar el hit del año apenas iniciando el 2023, el cual ha sido tendencia en redes sociales durante varios días.
Aunque lo descrito corresponde a un tema banal y meramente farandulero, la letra de la nueva rola de «Shak» ha permitido varias reflexiones interesantes. La primera de ellas, es que pareciera que aquella pegajosa canción, revindica a cientos de mujeres que han sufrido por causa de una traición amorosa. Pensemos no más en una mujer del común, a la cual «reemplazan» por otra más joven, a la que llevan a la misma casa matrimonial, con la que comparten los mismos espacios y por la que el hombre pierde dinero o simplemente deja deudas en el hogar antes de irse. Seguramente no son cientos, sino miles, no solo en Colombia, sino en el mundo quienes pudieron sentirse identificadas.
Lo segundo es la mirada psicológica que se centra en la posición de unos hijos pequeños, quienes muy probablemente pueden verse afectados con una imagen deteriorada de su padre, y hasta quizás distorsionada. Aunque en la versión que conoce el mundo a través de los medios de comunicación sobre la ruptura, el villano pareciera ser Piqué, podríamos pensar que nuestra adorada Shakira, además de desahogarse a través de su arte y facturar con varios millones de dólares su tusa, podría estar ejerciendo lo que en psicología se conoce como alienación parental. Es decir, transformar la conciencia y la percepción de sus hijos, hablándoles mal de su padre, generándoles sentimientos de resentimiento, aun, aunque lo que les diga sea cierto.
Más allá de las risas y el morbo que pueda generar el chisme y el desenlace de reacciones que han surgido, también vale la pena cuestionar. ¿Es correcto maltratar, atacar o vilipendiar públicamente al padre de los hijos pequeños por una especie de venganza amorosa? Cualquiera podrá decir que sí cuando las personas tienen tanto reconocimiento y fama, pero a las mujeres «del común», es decir quienes no son famosas y que pudieron sentirse identificadas, yo les preguntaría ¿será necesario darle tanta importancia a un tema como este? ¿Ayudan este tipo de comportamientos retadores y hostiles a pasar la tusa?
Está bien decir lo que se siente y lo que se piensa, las formas desde luego corresponden a cada quien, sin embargo, en este mundo en el que las personas prefieren chatear antes que dialogar, las redes sociales se convierten en el espacio preferido para aquellos que quieren desahogarse o mandar algún mensaje a quienes temen dar la cara. Al que le caiga el guante…

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba