Opinión

Lealtad, Respeto y Honestidad, que falta que nos hacen

Juan David Rincón Galindo

Juan David Rincón Galindo

Comunicador Social y Periodista
Especialista en Periodismo Deportivo
Socio ACORD – Tolima
Director Tolima Online

A propósito de los hechos vividos durante los últimos días con nuestra institucionalidad, La lealtad, el respeto y la honestidad deberían ser los cimientos sobre los cuales se construyen las relaciones y el funcionamiento interno de toda organización. Lamentablemente, algunos trabajadores parecen haber olvidado estos valores fundamentales, socavando la integridad y la confianza en las instituciones.

La lealtad, entendida como el compromiso con los objetivos y principios de la organización, parece haber sido reemplazada por intereses personales y agendas ocultas. En lugar de trabajar en equipo hacia un bien común, algunos «empleados» priorizan su beneficio individual, socavando la cohesión y la colaboración.

El respeto, que implica reconocer la dignidad y el valor de cada miembro del equipo, parece haberse desvanecido en el entorno laboral de algunas organizaciones. El trato irrespetuoso y la falta de consideración hacia los compañeros de trabajo minan el ambiente laboral y debilitan la moral del personal.

La honestidad, pilar fundamental de cualquier institución pública, parece haber sido relegada a un segundo plano. La falta de transparencia y la ocultación de información crucial generan desconfianza y erosionan la credibilidad ante la comunidad.

Es fundamental se tomen medidas concretas para promover una cultura organizacional basada en la lealtad, el respeto y la honestidad. Esto implica establecer políticas claras, fomentar la comunicación abierta y fomentar la rendición de cuentas en todos los niveles de las instituciones.

La reconstrucción de la confianza y la integridad en una organización requerirá un esfuerzo conjunto de todos los involucrados. Solo a través del compromiso con estos valores fundamentales podremos restaurar la reputación y el prestigio de una institución ante la comunidad a la que se sirve.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba