Opinión

Niñas Fuertes

Daniela Granados Linares

Hagamos de nuestras niñas, mujeres seguras y valientes.

Empecemos por ser francos frente a la situación de hoy, nuestra sociedad invadida por, información, productos, imágenes, estilos de vida ideales y estereotipos, somete a niños y niñas a crecer con percepciones de la realidad en muchos casos erróneas.

Sabemos que seguir avanzando en la tan ansiada igualdad social y laboral de ambos géneros no es posible si no asumimos nuestra responsabilidad como padres, tíos, profesores y cercanos de educar a nuestras niñas en el ejemplo.

Las niñas fuertes que educamos hoy, van a ser las mujeres decididas y seguras del mañana, mujeres que tomaran decisiones basadas en criterios que conservan la empatía pero que las priorizan y valoran dentro de cualquier contexto o situación.

Forjamos niñas fuertes cuando les enseñamos la importancia de su opinión en cualquier situación que las involucre de manera directa o indirecta, esto les permitirá entender su rol dentro la comunidad, participar activamente en procesos sociales y a manera personal impedirá que ella u otros subestimen su opinión y sentimientos.

Cuando educamos a nuestras pequeñas con una autoestima firme, un concepto de amor desarraigado de ideales impuestos, convicción en sus capacidades y confianza en sí mismas, logramos que tengan herramientas útiles para enfrentarse a la vida real.

Si bien se trabaja en la igualdad y el respeto por la mujer y su vida, aun nos queda un camino largo, y lo que les espera afuera es una guerra, ellas deben llevar una coraza de amor propio.

Evitemos el decirles a nuestras niñas cuales serian los modelos de mujer que deberían aspirar ser, como deberían verse, hablar o comportarse, Pensar que las niñas no pueden jugar fútbol o pensar que los niños no pueden practicar ballet es una idea basada en el machismo que afecta directamente en el desarrollo de niños y niñas y que moldea su forma de actuar en la sociedad.

Las niñas que han estado expuestas a actos de violencia en casa, donde había privilegios masculinos, corren un mayor riesgo de ser víctimas de violencia de pareja cuando crecen, ya que asumen como normales actitudes machistas que refuerzan la errónea idea de que la mujer vale menos que el hombre.

La invitación no es otra que a estudiar detenidamente que mensajes estamos enviando a las niñas con nuestros comportamientos, se educa desde el ejemplo por ende La principal causa de violencia contra la mujer recae en un problema sociocultural: El Machismo, el mismo que empieza a gestarse desde casa.

 

Artículos relacionados

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba