Historias

Andrea Ruiz, la ibaguereña que pasó de las canchas de Paintball a conquistar las aulas de clase

Verónica Palacios

Comunicadora Social – Amante de la radio 🎙️

Su perseverancia y empeño le han permitido laborar en diferentes escenarios. Esta la historia de un docente que educa para el futuro.

Andrea Carolina Ruiz, nació en una familia conformada por tres hermanos, su padre un policía pensionado y su mamá una amante del campo que cultiva flores. Desde muy joven sintió una gran pasión por la fotografía, un gusto que le ha permitido ser docente en dos reconocidas universidades de la ciudad.

A la corta edad de 16 años, esta mujer tenía claro la profesión a la que quería dedicar su vida. Así que decidió dejar Ibagué e iniciar sus estudios en medios audiovisuales en el Politécnico Gran colombianoo de Bogotá.

“Me fui muy niña a una ciudad gigante, con algunos miedos, pero el apoyo de mis padres y mi terquedad me ayudaron a mantenerme y culminar la carrera. Cuando inicie, mi énfasis, fue en cine, así que eso me ayudó sin pensarlo en ser versátil en la carrera”, cuenta Andrea.

Aunque su proceso formativo fue algo complejo por diferentes calamidades que se presentaron en su vida, situaciones que la hicieron pensar en desistir de la carrera, su encanto por la fotografía la mantuvo en firme.

Paralelo a sus estudios Andrea conoció una segunda pasión que la llevó a competir en torneos nacionales; colgándose varias medallas en el cuello.

“Un día me interesé por jugar paintball y fue amor a primera vista, empecé jugando con chicas y termine compitiendo en equipos de hombres, es pura adrenalina y deporte”

Convencida de sus destrezas Andrea decide presentarse a una convocatoria en la Universidad Iberoamericana en Tijuana México. Un País que tras pasar las pruebas de admisión la recibió y le permitió salir de allí con un magister en Fotografía.

“Cuando llegué a México pensé en buscar lugares donde seguir entrenando, así que mi ex novio me ayudo con el tema, quería estudiar y jugar al tiempo. Y lo conseguí termine mis estudios y llegue a Colombia más atlética”. Risas…

A su regreso al país Andrea ingresa a la secretaría de Cultura de la Alcaldía de Ibagué y a su vez inicia como docente en la Universidad del Tolima.

“Trabajé para Simifarte y con los niños tuve la oportunidad de enseñar, así que desarrollé otra faceta de mí que no conocía”, comenta.

Hoy esta mujer hace parte de la Universidad Minuto de Dios, es docente en fotografía de varios programas académicos. Además, hace parte el proyecto que busca que reclusos del Coiba de Picaleña y guardines del INPEC sean profesionales en comunicación Social.

“La vida me ha dado la oportunidad de enseñar, educar y ayudar a que muchos cumplan sus sueños. Mi terquedad ha sido quizá el detonante para poder alcanzar todo lo que me he propuesto, así que crean en sus sueños y luchen por ellos”.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba