FútbolOpinión

De la molestia a la alegría: Rueda recompuso a Colombia

Miguel Ángel Rojas

Director de Deportes en Tolima Online

La selección colombiana llegó a esta séptima y octava fecha de clasificación rumbo a la copa del mundo a disputarse el próximo año en Qatar con muchas dudas e inconvenientes que pusieron a trabajar a Reinaldo Rueda en la búsqueda del equipo ideal que le permitiera estrenarse en el banquillo nacional de la mejor manera.

Cuatro puntos de seis en dos salidas complicadas ante Perú en Lima y Argentina en Barranquilla permiten soñar con un panorama que hace unos meses no era nada alentador pero que ahora ilusiona a un pueblo que esta viviendo dificultades y que tal vez a través del fútbol puedan encontrar algún motivo de alegría para poder sobrellevar este duro momento político y social que vive nuestro país.

El partido contra Perú fue planteado con 4-4-2 que permitió a Colombia sostener la pelota en la mitad de la cancha y generar fútbol con sus dos extremos para surtir de balones a los delanteros  y aprovechar el juego aéreo que permitió a Mina y Uribe meter las dos primeras anotaciones que empezaron el camino rumbo a una victoria que Luis Díaz con un disparo que líquido un encuentro permitiendo obtener un contundente 3-0 que valió para meterse en la conversación por ir al mundial. A si mismo se recorta la desafortunada mala diferencia de gol que se tenia en -5 a -2 que permite mejorar un ítem que puede ser definitivo en una clasificatoria tan pareja como la sudamericana en donde los empates abundan y ponen en aprietos a todos los combinados nacionales.

Dicen algunos que «equipo que gana no se toca» pero esta vez el técnico nacional decidió en el partido ante Argentina poner un 4-3-3 para copar la mitad de la cancha para evitar las embestidas de Messi y compañía. La sorprendente e inesperada inclusión de Lerma por Muriel con respecto al equipo que jugó en Lima generó un ambiente incertidumbre sobre si Colombia le iba a entregar la iniciativa al seleccionado albiceleste o simplemente era un arma de doble filo para controlar el centro del campo para ser unas transiciones seguras.

Sin embargo todo esta especulación se fue de un plumazo cuando en menos de 10 minutos Colombia ya perdía por 2-0 con dos goles imperdonables de la saga defensiva que le estaban facilitando el camino a un equipo que venía deslucido de se última presentación ante Chile. Afortunadamente había todavía más de 80 minutos de partido y se podía reaccionar a lo que pudo ser una nueva vergonzosa salida de la «tricolor» ante los 10.000 asistentes que tuvieron la fortuna de estar nuevamente en las tribunas del estadio Metropolitano.

Dicen que aceptar un error es de valientes y que no todo el mundo esta en la capacidad de hacerlo en un mundo donde el ego y el orgullo esta por encima de la nobleza. Reinaldo a través de la inclusión de Muriel mando un mensaje claro a la hincha : «me he equivocado pero todavía hay partido por jugar», esto fue clave para un chico que nunca mereció ser suplente en este partido por que ha demostrado su categoría en los últimos compromisos con la camisa amarilla.

A pesar de que el primer tiempo Colombia no pudo meter un gol para descontar demostró un cambió importante para lo que sería la segunda etapa en donde el técnico reforzó el centro del campo con Barrios y decidió jugarse su carta oculta que fue objeto de críticas por algunos sectores de la prensa, Miguel Borja que iba a terminar siendo determinante en el final del partido.

El equipo nacional descontó al minuto 50 con un penal ejecutado por Muriel y todos pensábamos que Colombia iba a apretar a Argentina y no fue así. El equipo dirigido por Scaloni se dedicó a quemar tiempo y a manejar el balón sin mucha profundidad cortando de forma seguida el ritmo de partido.

Sin embargo dicen algunas veces que el fútbol no es de merecimientos ni de premios por meritocracia pero esta vez la justicia divina le permitió en la última jugada de partido a que la selección por medio de Juan Guillermo Cuadrado que fue la gran figura del partido poder tirar un centro perfecto para que apareciera el goleador más querido por los barranquilleros por estos días, Miguel Borja que le levantó su mano para decirles a todos los asistentes al estadio y a los que estábamos viendo el partido que su convocatoria si fue bien justificada.

Ahora Colombia duerme tranquila en la zona del repechaje gracias a la debacle de Chile y Paraguay que no fueron capaces de sumar de a tres en ninguno de los dos encuentros. De la misma manera el combinado amarillo, azul y rojo se encuentra muy cerca de Uruguay y Ecuador que tampoco pudieron sacar buenos resultados en esta doble fecha. Además la victoria de Brasil ante Paraguay le permitió junto al empate de Bolivia en Santiago de poder dormir hasta la siguiente fecha en puesto de repechaje.

La Copa América será el nuevo reto que tendrá Reinaldo Rueda en donde tendrá que enfrentar a Brasil, Venezuela, Ecuador y Perú en una competición donde Colombia tiene una deuda pendiente con su hinchada nacional. ¿Será el despeje definitivo de nuestra selección de cara el futuro?, el pasar de los partidos nos irá quitando la incógnita.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba