Fútbol

El Emperador del Área

Juan David Alvis Barrios - El Emperador

Licenciado en Educación Física, Deportes y Recreación de la Universidad del Tolima.

Estadígrafo Deportivo especializado en el Deportes Tolima y Director de Planeta Vinotinto.

Un 13 de Mayo, cuando celebramos la aparición de Nuestra Señora del Rosario de Fátima en Portugal, hablaremos por supuesto sobre la vida y obra de uno de los ‘próceres’ de la primera estrella del ‘Vinotinto y Oro’: El hijo ilustre de Ciénaga, Magdalena, Justiniano Antonio Peña Carrillo.

Justiniano I El Grande

Hablar de Justiniano, el futbolista por supuesto, es traer a colación, uno de los momentos más gloriosos en la historia del Deportes Tolima. Como buen Magdalenense, leal con su juego y entrega, a veces pelionero y a veces carismático, no se ahorró una sola gota de sudor cuando fue futbolista profesional y no era para menos, a pesar de sus limitaciones técnicas, compensaba todo con un potente cabezazo, una gran anticipación y el liderazgo en la zaga que lo llevó a obtener el remoquete del ‘Emperador’. Para aquellos que no lo saben, Justiniano, el Monarca, fue uno de los precursores de la antigua gloria del Imperio Romano en el Siglo XI D.C. que terminó dividiéndose en las franjas Occidental y Oriental, instituyó como capital a Constantinopla (hoy, Estambul), el Latín como lengua oficial y por supuesto, la construcción de la Iglesia de la Santa Sofía (en Español, de la Santa Sabiduría), hoy convertida en Mezquita (tengan presente su nombre, Flavius Petrus Sabbatius Iustinianus). Sin salirnos del tema, el Justiniano de nuestra historia vió la luz primera, un día como hoy en 1972 en la población de Ciénaga al oeste de la capital del Magdalena, Santa Marta, recibiendo su nombre por la albúfera (un cuerpo de agua salada separada del mar) que también comparten las poblaciones de Puebloviejo (de donde nació el delantero Alcatraz García, Q.E.P.D) y Sitionuevo.

Deportes Tolima Campeón 2003-II

Como era de esperarse sus primeros acercamientos con el fútbol se darían en el Unión Magdalena, el equipo que representa a todo éste Departamento del Caribe Colombiano que a lo largo de su historia contó con la innumerable cosecha de jugadores como Alfredo ‘El Maestro’ Arango, la dinastía Valderrama (encabezada por Carlos Alberto, ‘El Pibe’), ‘La Puya’ Zuleta, entre otros. Canterano del ‘Ciclón Bananero’ donde ingresó a sus Divisiones Menores en 1989 y debutó en la temporada 1995/96 de la mano del DT Jorge Luis Pinto, tomó la decisión con poco más de 29 años de emigrar al Deportes Tolima en 2001 a pedido del profesor Néstor ‘El Matemático’ Otero. En un equipo lleno de talentos juveniles, la veteranía de Justiniano le imprimía seguridad a la defensa y fortaleza en el juego aéreo. Empezó ese 2001 con muy buenos resultados de la mano de Néstor Otero, más, sin embargo, quedaría ad-portas de la clasificación a Copa Libertadores tras la histórica derrota 0-1, el 1 de Julio en el estadio Doce de Octubre de Tuluá vs Cortuluá con gol de Rogerio Pereira a los 61’ (otro valioso aportante del título del Torneo Finalización 2003). De la mano del ‘Nano’ Prince, se pasaría por una constante ‘montaña rusa’ donde los resultados esperados no se lograrían y el dinero por parte de la dirigencia no estaría, especialmente en el Apertura 2002 donde el ‘Vinotinto y Oro’ terminaría último. Con John Charria, Elson Becerra, Ricardo Ciciliano y Herly Alcazar consolidados en el siguiente semestre, gracias a la llegada de Luis Fernando Suárez y a la venta de Gonzálo ‘Chalo’ Martínez al Udinese de Italia clasificándose a los Cuadrangulares Semifinales, muy cerca de llegar a la final. En el 2003, de la mano de Luis Augusto ‘El Chiqui’ García, el equipo que había intentado en 2 ocasiones llegar a la gloria, tendría por fin su reivindicación en el Torneo Finalización 2003.

‘El Mono’ que con sus peinados coloridos y mangas arremangadas infundió respeto y temor en los rivales, sería partícipe del que para muchos hinchas ‘Pijaos’ fue por 15 años, el milagro más grande de sus vidas. ‘El Emperador’, quien no había escatimado gotas de sudor en su estancia en el ‘Vinotinto y Oro’, encontró el 21 de Diciembre de 2003, sentimientos encontrados manifestados en sus lágrimas de gloria, que dejaban entrever su carácter y nobleza. La gloria de ése equipo campeón que se hizo fuerte en las dificultades, tuvo que pasar 2 clasificaciones milagrosas en fase regular (clasificándose 6to con 27 puntos) y en el Cuadrangular Semifinal B (con dos goles agónicos de Ricardo Ciciliano, el 14 de Diciembre de 2003).

Justiniano Peña Campeón El Rincón del Vinotinto

Sin embargo, el momento de gloria de Justiniano (personal eso sí, más allá del resultado del partido) fue el 11 de Marzo de 2004 frente a River Plate por la Fecha 3 del Grupo 6 de la Copa Libertadores. En un tiro de esquina sobre el sector de Suroriental en el Presidente Manuel Murillo Toro de Ricardo Ciciliano (uno de sus amigos en el Deportes Tolima) le puso un centro perfecto al primer palo y con su soberbio cabezazo, le anotó a la encopetada ‘Banda Cruzada’ a los 68’ en un estadio que se estremeció al ver un nuevo capítulo de ‘David y Goliat’. Más allá de las lágrimas de Justiniano por el 2-3 final que relegó las posibilidades de clasificar a los Octavos de Final. En total, con la camiseta ‘Pijao’, además del título del Torneo Finalización 2003 acumuló 136 partidos y 5 goles entre 2001 y 2005. Complementó su carrera en el Unión Magdalena en el primer semestre de 2006, con una corta pasantía por el Córdoba FC (hoy, Jaguares) y terminando su carrera en el ‘Azulgrana’ en el 2007.

Como todas las historias de muchos personajes famosos, tanto el Justiniano Emperador como el Justiniano Futbolista, comparten en su vida, momentos gloriosos difíciles: El primero, quien le devolvió la gloria al antiguo Imperio Romao y  tras hacer un pacto secreto con Dios construyendo la ‘Iglesia de la Santa Sofía’ para recibir a un heredero, terminó trayendo la desgracia sobre su pueblo (recuérdese La Pesta Justiniana) y sobre su propia vida; el segundo, el Futbolista que defendió a carta cabal el manto ‘Vinotinto y Oro’, paga hoy en el Centro Penitenciario ‘El Bosque’ de Barranquilla, una condena de 22 años y 4 meses tras protagonizar una riña en su natal Ciénaga, el 22 de Febrero de 2014, que suscitó el fallecimiento de Alci Aguilar Batista.

Hoy, en su cumpleaños número 48, le enviamos nuestro saludo fraterno, recordando inmensamente su legado en nuestro equipo Tolimense donde se supo ganar un lugar en la historia dorada y donde por siempre, será conocido como El Emperador del Área. 

¡Feliz Cumpleaños, Justi!: Ídolo del Deportes Tolima.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba