Fútbol

Un mito llamado ‘Sapuca’

Juan David Alvis Barrios - El Emperador

Licenciado en Educación Física, Deportes y Recreación de la Universidad del Tolima.

Estadígrafo Deportivo especializado en el Deportes Tolima y Director de Planeta Vinotinto.

Aparezzido Donizete de Oliveira, es el nombre de pila del delantero que por goles en promedio por partido, se ubica como el mejor en la historia del Deportes Tolima. El mítico delantero de barba robusta, potencia única, magia, carácter explosivo y por supuesto, goles inverosímiles, en corto tiempo, generó su romance con la hinchada del ‘Vinotinto y Oro’, que pasadas ya más de 3 décadas de portar la camiseta del conjunto Tolimense, aún sus goles siguen siendo festejados por la tradición popular de sus hinchas

Sapuca en la Semifinal de la Copa Libertadores 1982 entre Deportes Tolima vs Cobreloa de Chile. FOTO: Verónica Romero

Éste ‘Aparezzido’ que dejó una huella imborrable en la historia del Fútbol Profesional Colombiano, nació en Santa Rita do Sapucaí, un 21 de julio en 1955, un pequeño municipio de 37,754 habitantes, según el censo de 2010 en Brasil, al sur del vasto estado de Minais Gerais, uno de los que mayor cantidad de PIB aporta al gigante Sudamericano. Éste pequeño municipio, a 821 msnm es conocido en Brasil como el ‘Valle de la Electrónica’, gracias a la gran cantidad de industrias de telecomunicaciones que se haya en ésta región; otro sobrenombre es el de ‘Valle del Silicio’ (Sillycon Valley, para hacer un Anglicismo en referencia a la popular región de California). En éste pequeño municipio, donde se encuentran la Escuela Técnica de Electrónica, el Inatel (Instituto Nacional de Telecomunicaciones) y la Facultad de Administración e Informática, nació un delantero cuyas cualidades trascenderían fronteras. Como si se tratase de un abanderado de su región, todos los conocerían con el nombre de su ciudad (Sapuca, como diminutivo de Sapucay que en lengua Guaraní significa ‘Grito de Alegría’). Al ver la luz primera en una región donde son dominadores 2 de los 12 ‘Grandes de Brasil’ (Atlético Mineiro y SC Cruzeiro), éste ‘morocho’ que tenía una contextura física imponente y que parecía no ser tan dúctil con el balón, dejó una estampa de su fútbol con sus 1,86 kilogramos de estatura y 86 kilogramos de peso, que lo convertían en un tren que pasaba sin freno ante las defensas contrarias para imponer su don de goleador. No en vano, muchos hinchas que lo vieron jugar lo comparan con Luiz Nazário de Lima, Ronaldo, por su talento, despliegue físico y capacidad goleadora.

Sapuca (tercero de izquierda a derecha en la fila de abajo) en el Club Sportivo Miramar Misiones, equipo en el que dejó una amplia recordación. FOTO: Club Sportivo Miramar Misiones (Página Oficial).

Y no fue para nada exagerado. Debutó en 1979 en el Gremio Sportes do Maringá (rival histórico del SC Londrina, que no trae gratos recuerdos para nuestro país), actualmente en la 3ra División del Fútbol Brasileño. Para el año siguiente, pasó a otro de los clubes populares del estado de Paraná, el Operario Ferroviario Sporte Clube (el segundo club más antiguo de ése estado). Por sus buenas actuaciones, el entonces joven de 24 años llamó la atención de uno de los grandes clubes del Continente, el Club Atlético Peñarol de Uruguay para la temporada de 1981. Al ser recibido por el cuadro ‘Mirasol’, no cayó en buen concepto para Luis Cubilla (entonces, DT del Club) quien sin pensarlo dos veces lo desechó, desconociendo su talento (lo irónico es que se encontraría nuevamente con él, años más tarde). Con bronca, el delantero Santa-Ritense recaló en el Club Sportivo Miramar Misiones, un humilde equipo de Montevideo (que surgiera de las fusiones del Club Sportivo Miramar y Misiones Football Club en 1980), que recién ascendido quedó 7mo detrás del Defensor Sporting Club, perdiendo el desempate para la Liguilla Final, 2-1, en el estadio Centenario de Montevideo; aquel triunfo impulsaría a los ‘Violetas’ dirigidos por Andrés Prieto a lograr la Liguilla de aquel año venciendo en la final a Peñarol (equipo que había desechado a Sapuca).

Sapuca eludiendo al ‘Nano’ Prince en un gol inolvidable, el 11 de Noviembre de 1982. FOTO: Guillermo Ruiz Bonilla.

Al no clasificar a la Liguilla, Sapuca pasa a jugar al Esporte Clube Sao Bento (hoy en la 2da División) de Sao Paulo y en el 1982, pasa al SC Internacional, otro de los grandes clubes del país ‘Carioca’. Aquel delantero que en algún momento creyeron haberlo traído de las entrañas de la selva amazónica, llegó por recomendación de Rui Réi de Araújo, quien tuvo que devolverse a su país por las constantes lesiones que presentó en los ‘Pijaos’. Cuando llegó Sapuca, nadie imaginó el gran impacto que tendría no solo en el Deportes Tolima, sino también en el Fútbol Profesional Colombiano (dejando gratos recuerdos en Independiente Santa Fé y Atlético Nacional). Llegando como refuerzo estrella junto con el veterano defensor Francisco ‘Pacho’ Maturana y el también delantero, Arnoldo ‘El Guájaro’ Iguarán, ‘Sapuca’ dejó su impronta en los ‘Pijaos’. Primero para afrontar los encuentro del Triangular Semifinal de la Copa Libertadores frente al FC Cobreloa (con marcadores de 1-0 en  Bogotá y 3-0 en Santiago) y el Club OIimpia (1-1 en Bogotá y 2-0 en Asunción) y luego para comandar a los dirigidos por el maestro Uruguayo, Juan Martín Mujica al segundo subcampeonato consecutivo. Con sus goles, contribuyó a 2 de series de a 5 triunfos consecutivos, logrando el primer lugar del Grupo B en el Torneo Finalización con 4 puntos de diferencia sobre el Club Deportivo Los Millonarios. A la par del exigente torneo Continental, el equipo que lo tenía a él (Sapuca), a Evaristo Isazi y a Cristino Centurión como baluartes en ataque, pierde los 2 primeros partidos del Octogonal Final: 3-0 vs América de Cali y 4-2 ante Deportivo Pereira. Luego, empezaría la remontada, primero frente al Atlético Nacional en Bogotá ganando 3-1 y en una noche de ensueño, el 11 de Noviembre de 1982, el ‘Vinotinto y Oro’ ganaría 4-1 frente a Millonarios FC. Éste sería un partido bisagra para el delantero ‘Mineiro’ quien se despacharía con un triplete esa noche, siendo aún más recordado el 3er gol: Desde la mitad de la cancha, tras un brillante paso de Víctor Hugo Del Río en contragolpe, Sapuca empezó a encarar rivales dejando a 3 en el camino, el último, Miguel Augusto ‘El Nano’ Prince, quien intentó tumbarlo, se vió sucumbida ante su potencia demoledora y a la salida de Pedro ‘El Loco’ Vivalda, define de ‘globito’ para vencer al histórico guardameta ‘Gaucho’. 3-0, golazo y salió a festejarlo arrebatando el banderín de córner del sector Suroccidental por la pista atlética y ondeándolo cual soldado patriota en la Batalla de Boyacá. Por éste efusivo festejo, el delantero tuvo que salir custodiado en tanqueta tras el multitudinario ‘corito celestial’ que lo acompañaron al final del encuentro por parte de la hinchada ‘Embajadora’

Sapuca en Atlético Nacional frente a Hebert Gonzáles del Deportes Tolima (2do semestre de 1983). FOTO: Archivo – Diario El Colombiano.

Más allá de quedarse a 3 puntos de las gloria, detrás del América de Cali (tras haber empatado 5 partidos, perder de local 0-1 vs DIM y vencer a 4 grandes (2-1 a Millonarios, 1-0 al Deportivo Cali en el Pascual, Atlético Júnior 2-0 y al DIM, 2-1 en el Atanasio)), ese equipazo quedó en la retina de los amantes del FPC, teniendo al hijo de Santa Rita do Sapucaí como uno de sus principales referentes; referentes que irían en desbandada al Independiente Santa Fé y al Deportivo Cali en 1983, tras las diferencias de los hermanos Robayo Ferro y Gabriel Camargo por el manejo del conjunto Tolimense.

Tras su breve paso por Independiente Santa Fé en 1983, recalaría hasta 1985 en Atlético Nacional donde anotó un gol memorable ante Once Caldas similar al que le convirtió a Millonarios FC con el ‘Vinotinto y Oro’, pero ésta vez arrancando de área a área. Tras retornar en 1986 al cuadro ‘Cardenal’ y tener un paso ‘fugaz’ por el Club Nacional de Football de Uruguay, recaló en el Club Puebla de México donde ganó el único título oficial de su carrera, la Copa México 1987-88. Finalizaría entonces su brillante carrera a sus 36 años en Club Tanque Sisley de Uruguay, club en el que estuvo entre 1989-91.

Sapuca, quien hoy vive en su natal Santa Rita de Sapucaí y en cuanto se sienta capacitado, dará declaraciones a los medios, seguirá siendo uno de los legendarios en la historia del ‘Vinotinto y Oro’ por su talento, determinación y potencia, propia de un jugador de categoría que hizo a la eterna ‘Cenicienta’ del Fútbol Profesional Colombiano en un equipo querido y respetado entre los grandes.

¡Feliz Cumpleaños, Sapuca!: Todo un mito en el equipo de nuestros amores

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba