NacionalSalud

Violencia doméstica en tiempos de COVID

Andrea Carolina Solano Cuéllar

Psicóloga Especialista en Gerencia de Recursos Humanos y Desarrollo Organizacional

Para la OMS (Organización Mundial de la Salud) la violencia es “El uso intencional de la fuerza física o el poder contra uno mismo, hacia otra persona, grupos o comunidades y que tiene como consecuencias probables lesiones físicas, daños psicológicos, alteraciones del desarrollo, abandono e incluso la muerte.”

Desde el año 1998 la OMS declaró la violencia doméstica como una prioridad para el trabajo y desarrollo de políticas que permitieran el seguimiento y disminución de los casos reportados. La violencia domestica agrupa tres tipos de actos; violencia familiar- violencia de género y violencia de pareja, todas estas definidas por características similares: malos tratos, agresiones físicas y psicológicas, violencia sexual, discriminación de manera repetitiva y habitual. Con esto la OMS y los gobiernos del mundo quisieron visibilizar lo que por siglos había sido invisible o permitido culturalmente.

la violencia a través del tiempo ha sido utilizada como herramienta de poder, dominio del fuerte ante del débil, del adulto ante el niño o de un sexo al otro; porque eso es violencia, una serie de situaciones que no discrimina, edad, sexo, cultura o estrato socioeconómico. Solo en nuestro país según las líneas de emergencia durante la ultima semana del mes de marzo se recibieron 710 denuncias por violencia doméstica o intrafamiliar y para el mes de abril la violencia en contra de niñas y mujeres aumentó debido al confinamiento y a que este debe ser realizado con sus agresores.

A pesar de los esfuerzos de los medios de comunicación, las políticas gubernamentales, las instituciones educativas y de salud, la denuncias por violencia doméstica podrían aumentar si las victimas lo hicieran. Pero entonces si los medios están dados ¿Porqué algunas de las victimas no denuncian?

Foto Tomada de Internet

La cultura juega un papel fundamental en el desarrollo de estas situaciones a demás de una seria de características que son comunes en los casos de violencia doméstica en diferentes lugares del mundo como:

  1. Esperanza que la situación cambie: A través de la manipulación el agresor siempre se siente arrepentido, temeroso de perder a la otra persona, entrelazando un juego de arrepentimiento no real pero convincente.
  2. Miedo a represalias en ellas o en sus hijos: No hay confianza en la protección del estado y de las autoridades para quienes denuncian violencia doméstica, sin importar el genero siempre hay un velo de desconfianza por parte de la sociedad para quien tiene el valor de denunciar y termina sintiendo un juzgamiento por hacerlo o una persecución peor tanto para la victima como para sus hijos y familiares.
  3. Vergüenza ante la sensación de fracaso o culpa: Aunque esto parezca difícil de creer sin importar el nivel económico o cultural, en muchas ocasiones la familia o el circulo relacional de la victima genera una sensación de “Pudo intentar salvar su hogar” o en muchos de los casos por aparentar ante la familia o ese mismo circulo social, viven bajo el mismo techo, completos desconocidos que solo guardan apariencias viviendo un entorno familiar irreal que a futuro no solo daña la psique propia si no de quienes los rodean.
  4. Tolerancia a los comportamientos violentos: Esta tolerancia dada por la historia familiar, cultural o social.
  5. Dependencia de la mujer respecto a su pareja, psicológica y económica: A pesar que las condiciones de las mujeres han cambiado aún existe una dependencia en diferentes culturas frente al papel del hombre en el hogar.
  6. No saber a quien dirigirse o que servicios acudir: A pesar de los esfuerzos por generar políticas claras frente a las rutas de apoyo para denunciar estas situaciones de violencia, no es un proceso fácil para las víctimas, quienes de una u otra manera terminan yendo de un lugar a otro en busca de respuestas, haciendo de los casos un proceso engorroso, doloroso y traumático.

De acuerdo al informe de Medicina Legal sobre violencia intrafamiliar en el país indicó que en el primer trimestre de este año los casos denunciados (15.440) disminuyeron respecto a los reportados en el mismo periodo de 2019 (16.278). Así mismo el instituto forense también muestra que las mujeres siguen siendo el grupo más afectado por la violencia doméstica en el país. De los 15.440 casos registrados, 11.840 (el 76,7 %) fueron en contra de mujeres, mientras que 3.600 casos (23,3 %) tuvieron como víctimas a hombres.

La violencia doméstica en tiempos de Covid 19 puede aumentar y generar serias lesiones físicas y psicológicas a mujeres, niños y hombres que conviven con sus agresores; si usted es victima de violencia doméstica no tema en denunciar a través de los canales que existen para ello: Comisarias de familia, fiscalía, policía nacional, ICBF, Hospitales, clínicas e instituto de medicina legal; además de una serie de fundaciones dispuestas a ayudar a quienes necesiten apoyo terapéutico para visibilizar su situación, romper el miedo y poder terminar con la violencia doméstica.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba