Historias

Abi, la apasionante historia de la primera colombiana en coronar el Huascarán en Perú

Verónica Palacios

Comunicadora Social – Amante de la radio 🎙️

Una joven promesa del alpinismo femenino en Colombia y el mundo.

Abi Gabriela no lo dice, pero lo sabe. Tiene claro sus objetivos y lucha por ellos. Es una mujer sencilla y aunque ha sido entrevistada en otras oportunidades aún su voz se torna nerviosa. Pero eso no le quita lo talentosa y admirada que es el mundo del montañismo colombiano.

Quizá no encabeza portadas de revistas o haga parte de grupos selectos y son precisamente esos detalles los que la convierten en una mujer única. Ella es una de las tantas alpinistas que se esconden dentro de las montañas colombianas. Y es que parece que el protagonismo o figurar no le interesa, es una mujer que vive, ama y siente la montaña como su hogar, ese que hace 10 años la recibió.

A su corta edad ha ascendido algunas de las montañas más altas del país. Y se convirtió en la primera mujer colombiana en conquistar la cumbre del  Huascarán a los 6757 m s. n. m. la montaña más alta del Perú y la quinta de Sudamérica.

Hay muchas cosas que Abi no dice, es reservada, contesta lo necesario pero que en medio de la conversación se logran concluir como, por ejemplo: Lo aguerrida y fuerte que ha sido. Es hija única y perdió a su madre, su familia es pequeña. Son pocas cosas o nulas las que la atan a un solo lugar. Su vida se basa en estar de un lado a otro, recorriendo las montañas de la geografía colombiana. Aunque su casa materna está en Ibagué, es poco el tiempo que pasa en la ciudad.

Estudio parte de su primaria y toda la secundaria en el Liceo Nacional. Con una gran sonrisa y carcajada recuerda que, lo que más le gustaba del colegio eran los árboles, micos y la diversidad de animales que podría apreciar. Gusto que según ella desarrolló desde niña cuando su madre la llevaba a realizar caminatas por la naturaleza.

Al terminar sus estudios en el colegio por cosas de la vida y el concejo de un extraño que ella recuerda con sarcasmo ingreso a la Universidad del Tolima al programa de Sociología. En cuarto semestre su curiosidad de conocer la montaña se hizo más grande. Así que decidió unirse a una expedición junto a un grupo de montañistas.

“Tuve la oportunidad de irme a conocer Termales de Cañón, maso menos a 9 horas de Juntas en el Cañón del Combeima; la experiencia fue tan grata que termine llegando al borde de la nieve del Nevado del Tolima. Avance mucho más de lo que tenía en mente, ahí supe que debía seguir subiendo. Para mí la montaña es mi hogar, me encantan sus paisajes, su olor, el verde, los animales, me gustaría vivir las 24 horas de los 7 días de la semana “, dice Abi en medio de risas.

Se fue de su casa a los 17 años en búsqueda de la aventura y como ella lo dice su propio espacio. Una decisión que le permitió alternar sus clases con la práctica del montañismo, actividades que con el paso del tiempo se convirtieron en su diario vivir.  Tuvo un año sabático, antes de graduarse. Entre los libros de tesis, la escalada en roca y el montañismo.

“En ese proceso conozco sobre la labor de guía de montaña, una profesión en la que vi la práctica de hacer lo que me gusta y la forma de sobrevivir. Me interesé y al tiempo entre a estudiar guianza turística en el Sena”, cuenta.

Inicio como guía de montaña, pero  quería ir más allá así que decidió continuar su preparación con la Asociación Colombiana de Guías de Montaña y Escalada ACGME.  Estudio para ser Aspirante a guía profesional y Pre aspirante a guía oficial de montaña – Centro de estudios de alta montaña – AGMP.

“La práctica de este deporte es algo serio, tu vida y las de las personas que diriges dependen de eso, la montaña es mística así que confiarse, ir sin los elementos necesarios o los conocimientos previos es una mala decisión que pone en riesgo la seguridad de las personas. Por eso decidí seguir preparándome”, puntualizó.

Abi, confiesa que lo que la llevó al Huascarán fue la frustración por el cierre del parque de la Sierra Nevada del Cocuy. Así que por invitación de unos amigos suyos decidió dejar esa montaña en Colombia para más adelante y conquistar una cima fuera del país. Aunque no lo logró en su primer intento, regresó al año siguiente y coronó.

“Ese viaje me sorprendió, era una montaña muy grande con mucha masa glacial, fue una experiencia maravillosa. Cuando descubrí que había sido la primera mujer colombiana es conquistar el Huascarán me sentí alegre. Ese día la cima estaba diferente y hermosa. El paisaje estaba despejado, te sientes plena”, puntualizó Abi.

Hoy Abi es aspirante a guía de alta montaña en la Asociación de Guías de Montaña del Perú y sueña con abrir una ruta técnica en femenino.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba