Historias

Los Novenos Juegos – 50 años de una hazaña colectiva

Germán Niño

Economista y Bloguero.

El sábado 5 de diciembre de 1970, hace ya 50 años, la pujante ciudad de Ibagué celebraba una hazaña colectiva. Después de 10 años de intenso trabajo, la capital del Tolima vibraba con la inauguración de los Novenos Juegos Nacionales. Los 165.000 ibaguereños mostraban orgullosos a Colombia entera el fruto de su trabajo, en una emocionante ceremonia presidida por el presidente de la República, Misael Pastrana Borrero. 

Inauguración IX Juegos Nacionales – Foto Germán Niño

Aquel sábado 5 de diciembre de 1970, el Estadio San Bonifacio estaba repleto hasta las banderas. La capacidad de 20.000 espectadores estaba ocupada parcialmente por 5400 estudiantes tolimenses, que al mando del profesor Ernesto Armendariz tenían responsabilidad principal del espectáculo de la ceremonia. En la gramilla había casi 3000 personas, participantes de los Juegos, incluyendo 2160 deportistas. Junto a mis padres, yo fui uno de los orgullosos asistentes a la ceremonia, en la tribuna occidental. Mi hermana era una de las 5400 estudiantes que emocionaron a Colombia entera con su presentación.

Reseña Inauguración IX Juegos Nacionales – Foto Germán Niño

Por el Tolima, los discursos de la ceremonia inaugural estuvieron a cargo de 2 ilustres paisanos, Rafael Caicedo Espinosa, gobernador del departamento y Francisco José Peñaloza Castro, alcalde de Ibagué. Caicedo Espinosa destacó el apoyo decidido del presidente Carlos Lleras Restrepo para la financiación de los Juegos. 

Rafael Caicedo (Gobernador del Tolima) y Francisco Peñaloza (Alcalde de Ibagué) – Foto Germán Niño

Peñaloza destacó el inmenso esfuerzo colectivo de los ciudadanos de Ibagué y declaró algo que emocionó al Tolima entero: Los Novenos Juegos representaban el fin de la violencia política en el Tolima en los años cincuentas y sesentas: “Los tolimenses pensamos que con los IX Juegos Nacionales borramos para siempre del recuerdo del país, horas ingratas del pasado y nos reencontramos definitivamente con el progreso, en torno al deporte, que simboliza la paz de los espíritus, la emulación fecunda de las juventudes, esperanzas positivas del porvenir”. En medio de la ceremonia llegó el Juego Olímpico, que había salido en junio desde Cartagena en una primera etapa hasta el puente de Boyacá, pasando por 12 departamentos y 200 ciudades y en una segunda etapa comenzando el primero de diciembre desde el puente de Boyacá hasta Ibagué el día 5, con paradas en Bogotá, Girardot, Neiva y finalmente  a Ibagué. La deportista tolimense María Cristina Barrero fue la encargada de encender el pebetero olímpico. El juramento a los más de 2000 deportistas lo hizo el gran campeón tolimense Pedro Julio Sánchez. 

María Cristina Barrero – Foto Germán Niño
Pedro J Sánchez Toma juramento a los deportistas de los IX Juegos Nacionales – Foto Germán Niño

EL COSTO DE LOS JUEGOS

El costo de los IX Juegos ascendió a $81.000.000, alrededor de 4 millones de dólares de la época, unos 30 millones de dólares actuales. La ciudad de Ibagué realizó una importante inversión en infraestructura, alrededor de $100 millones de pesos de la época. La inversión que hizo Ibagué hace 50 años todavía se nota en la ciudad. La ampliación de la carrera quinta, la construcción de la avenida 37 de acceso al estadio, más la construcción de la carrera cuarta estadio y otras importantes vías, fueron complementadas con excelentes escenarios deportivos, que todavía funcionan después de medio siglo. 

En lo referente a los 81 millones de los Juegos, 69% se invirtió en escenarios deportivos, 7% en preparación de deportistas, 12% en los eventos como festivales, ceremonias y otros, gastando sólo el 5% en la dirección general de los eventos. Un ejemplo de pulcritud y eficiencia. Los directores ejecutivos que lograron estos impresionantes resultados fueron Enrique Triana Castilla en una primera fase y Roberto Mejía Caicedo en la etapa final. Fueron acompañados por un comité ejecutivo presidido por el alcalde de Ibagué, Francisco Peñaloza, así como Juan José Arteaga, Ricardo Ramírez Osorio, Jaime Sabogal Moncada y Jaime Leguizamón Caicedo. Otros ejecutivos figuran en este cuadro:

Comité Organizador IX Juegos Nacionales – Foto Germán Niño
Banderas de los departamentos participantes en los IX Juegos Nacionales – Foto Germán Niño
Piscinas de la Calle 42 – Foto Germán Niño

IMPACTO DE LOS JUEGOS

Como lo destacó el alcalde Peñaloza aquel sábado 5 de diciembre, el efecto de los IX Juegos en Ibagué fue impresionante. La ciudad se modernizó en los cuatro años del gobierno de Carlos Lleras Restrepo, en forma proporcional al crecimiento que tuvo Bogotá con motivo del Congreso Eucarístico de 1968. El impresionante grupo de líderes cívicos que tuvo la ciudad en los años sesenta permitió que Ibagué cumpliera con los Juegos y aprovechara para lograr un crecimiento que le dio impulso durante varias décadas. 

Artículo de prensa de los IX Juegos Nacionales – Foto Germán Niño
Estampilla conmemorativa IX Juegos Nacionales – Foto Germán Niño

La próxima crónica la dedicaremos a los resultados deportivos. Destacamos de entrada que Olga Lucia de Angulo, la gran nadadora vallecaucana, fue la reina deportiva de aquellos juegos nacionales.

Olga Lucía de Angulo, la Reina de los IX Juegos Nacionales – Foto Germán Niño

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba