Opinión

A manteles, pero con responsabilidad

Andrés Currea H.

Comunicador Social

Ante los planes pilotos para la reapertura de los restaurantes en la ciudad de Ibagué, no sobra decir, que se requiere de un compromiso serio, muy serio por parte de los dueños de los establecimientos gastronómicos para que cumplan con cabalidad en la instalación de las medidas de bioseguridad.

Ibagué, tendrá una prueba crucial para abonar el camino de la reapertura de otros sectores de la economía. Esta oportunidad de abrir restaurantes, es sin lugar a dudas, el fruto del esfuerzo de la administración municipal, que ha encarado acertadamente la contención del virus, desde la cuarentena, hasta este punto donde se asoma la normalidad.

A través de varios comunicados la ciudad de Ibagué, fue una de las pioneras en presentar ante el Gobierno Nacional, los planes pilotos de reapertura de restaurantes con atención a la mesa, es decir, con clientes, sumado a ello el buen manejo de las medidas de prevención, catalogó a la ciudad en riesgo moderado por el número de contagios y de ocupación de camas en unidades de cuidados intensivos, lo que produjo la aceptación por parte del Ministerio del Interior, para iniciar el proceso gradual de reapertura, a partir del 16 de julio.

Ahora el reto está en manos de los propietarios de restaurantes, son ellos quienes deben velar por brindar espacios seguros, donde no haya riesgos de contagios y donde todo el personal que labora en los sitios sea responsable con la manipulación de los alimentos y la asepsia en las mesas, baños y diferentes espacios de los negocios.

Sin importar las inversiones para adaptar los restaurantes a las exigencias de bioseguridad, estos deben enviar un claro mensaje de responsabilidad social, en el cual enfaticen que son sitios seguros de visitar. En este caso la administración deber ser implacable con aquellos establecimientos que no cumplan o cumplan de manera parcial las medidas de bioseguridad.

La administración municipal, da un paso importante en la reactivación económica y laboral de la ciudad, que ocupa el segundo lugar a nivel nacional en desempleo, debido a la pandemia y al descuido histórico en mejorar y fortalecer los renglones de la economía local. Razón por la cual la responsabilidad de dueños de restaurantes y clientes debe ser enorme, pues luego de la reapertura se evaluarán las cifras de contagio y de ser estas no favorables se deberá replantear la activación del sector.

Los clientes también deben aportar su cuota de responsabilidad a la hora de asistir a los restaurantes, deben utilizar todas las medidas de protección, como el distanciamiento social, el uso del tapabocas (solo retirarlo a la hora de comer) y el lavado constate de las manos.

Desde esta tribuna deseamos los mejores éxitos en beneficio de la ciudad, de los empresarios de la gastronomía, de los clientes y sus familias, para tener un nuevo inicio en medio de la crisis provocada por la pandemia.

¡Buen provecho!

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ver también
Cerrar
Botón volver arriba