Opinión

De la retorica y los hechos

Óscar Barreto Quiroga

Columnista Invitado

Algunas teorías de comunicación definían que, lo mas importante era el emisor, por que era quien creaba el mensaje, otras dijeron que lo más importante era el receptor, por que era quien interpretaba el mensaje, el que le daba sentido, otros refirieron el canal, al final y después de muchas discusiones e interpretaciones, se le ha dado en teoría de comunicación mucha fuerza al mensaje, por ser este el que permite la interacción, la comunicación de ida y vuelta, claramente eso tiene que ver con que, a un lado han quedado los grandes oradores veintejulieros,  para abrirle paso a los que a razón de su testimonio, experiencia y visión pueda trasmitir, lo que piensa, quiere, siente, lo que se  propone hacer y lo que hace, logrando con ello una respuesta, una emoción o una reacción de los ciudadanos, hoy mas que nunca cansados de tanta retórica.

Sorprende aún encontrar algunos que disfrazan la libertad de expresión, utilizándola como una libertad para la agresión, buscando por supuesto en estas épocas réditos electorales, utilizando la retorica para el desprestigio, la diatriba o la ofensa permanente, que no permite construir sociedad sobre la base del respeto por la diferencia, sino todo lo contrario, siembra odio y ahonda en la enorme polarización, que establece bandos para la confrontación y la violencia. Sorprende ver y escuchar en medio de la ideologización de los temas importantes, como por ejemplo, aquellos que se hacen llamar defensores del medio ambiente, odiosamente critican a sus contradictores cuando quieren proteger el medio ambiente, o como aquellos que se creen dueños de la seguridad, critican a sus contradictores por que defienden o quieren más seguridad, demostrando con estas posiciones, que más que los temas, les importan sus intereses, por eso construyen esa retórica, de odio y confrontación, de amigos y enemigos, de buenos y malos.

Dicho lo anterior, en nuestra democracia de hoy son y serán más importantes los hechos, aquellos que refrendan la dialéctica, que no busca solo adornar conmover o persuadir, sino que se sustenta en la verdad y se refrenda con la acción. La fuerza de los hechos, esta por encima de mil palabras, los ciudadanos de hoy así lo reconocen, ya no son los ignorantes de ayer.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba