Opinión

Detengan la violencia

Juan Manuel Díaz

Comunicador Social – Periodista; Especialista en Derechos Humanos y Competencias Ciudadanas de la Universidad del Tolima.

La situación de orden público en Colombia es sumamente grave. Además de la muerte de dos jóvenes, uno de ellos en Ibagué aparentemente a manos de la Policía; la zozobra y el terror se han apoderado de los ciudadanos ante las confrontaciones entre marchantes y fuerza pública, pero principalmente ante la arremetida de oficiales y agentes del ESMAD, de quien se supone, el pueblo espera protección y cuidado.

No conforme con el retiro del proyecto de reforma tributaria, ni con la renuncia del ministro Alberto Carrasquilla, el pueblo colombiano se ha volcado a las calles en masa para desahogar quizás el abandono estatal y el sufrimiento y la desigualdad social en décadas, pero también para mostrar su descontento con este gobierno y con un movimiento político que pareciera ya estar de salida y de muerte política.

La represión policial en ciudades como Cali, Ibagué y Bogotá ha sido gasolina para que las manifestaciones continúen, pero también para que los vándalos se infiltren en las justas protestas, para robar, saquear y destruir, como ha ocurrido en nuestra capital.

Hoy además de solidarizarme especialmente con la familia del joven Santiago Murillo, quiero hacer un primer llamado y es justamente a los líderes del Departamento y especialmente a quienes tienen poder de decisión y control en la fuerza pública: no más represión por parte de las fuerzas policiales, señores secretarios de gobierno: detengan el uso desmedido de la fuerza, y fundamentalmente el ataque a la población civil. No queremos más derramamientos de sangre. ¿Dónde queda eso de la violencia genera más violencia?

El segundo llamado es para quienes salen a marchar y a protestar en su legítimo derecho: háganlo de manera pacífica, canten, bailen, pero no caigan en confrontaciones, ni permitan que otros les dañen sus expresiones artísticas y culturales. Es claro que una inmensa mayoría lo ha hecho así, pero un menor número de personas pareciera estar empeñada en acabar con las piedras del mundo con tal de hacer daño a la Policía y opacar las verdaderas causas del paro.

Este país no resiste más violencia, y los ciudadanos no pueden seguir pensando que ahora la Policía es el principal enemigo

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba