Historias

El fotógrafo y el Nevado del Tolima

Martha Lucía Barbieri

Comunicadora Social -Yo soy la que soy –

Buenos días! Con vista panorámica al nevado amanecemos en Bogotá! Feliz día para todos!

Nevado del Tolima – Foto Giovanny Pulido

Esta fue la frase que acompañó la fotografía tendencia en las redes sociales de Colombia el pasado lunes 29 de junio. El retrato fue tomado desde el Centro Internacional de Bogotá y exhibe un pedacito de nuestros Andes.

Su autor Giovanny Pulido, Comunicador Social de profesión y fotógrafo por afición, de quien soy orgullosa colega y amiga.

Tras el alud de reposteos, comentarios y me gusta, Giovanny Alejandro fue entrevistado en varios medios. Me contó que la controversia sobre si la foto es real o falsa fue probablemente lo que la empujó a ser tendencia.

Relató sus inicios empíricos, cómo aprendió a punta de errores, y cómo poco a poco fue perfeccionando su habilidad retratando naturaleza, producto de su trabajo en Parques Nacionales Naturales de Colombia.

De la parte técnica refirió que la imagen fue realizada con una máquina fotográfica semi profesional Nikon P-1000, compacta; de lente fijo, de 24 mm a 3.000 mm.

Como amante de la fotografía, insisto en que no es la cámara sino el ojo. Con Giovanny he fotografiado venados en Chingaza y estamos en mora de captar ballenas, conozco de primera mano su genuino amor por el arte fotográfico y la naturaleza en tiempos en que inmortalizar imágenes es una moda.

Nevado del Tolima – Foto Giovanny Pulido

Como en un lienzo posa erguida una muestra del Parque Natural de Los Nevados, ubicado en la Cordillera Central en la Región Andina de los Andes colombianos. En dicho parque se encuentran los nevados del Ruiz, Tolima, Santa Isabel, El Cosme, Quindío y el Paramillo de Santa Rosa.

Los protagonistas en este caso: el Nevado del Tolima (Montaña Dulima) y el del Ruiz también conocido como La Mesa de Herveo ubicado en el límite de Tolima y Caldas.

A propósito de Herveo, el abuelo materno de Giovanny, nacido en este municipio Tolimense, se despedía de este plano terrenal ese mismo día, tal vez en el momento en el que su nieto capturaba la foto.

Para muchos, la importancia de esta esplendorosa imagen es la mejor calidad del aire que tiene Bogotá por estos tiempos, otros destacan el excelente fotógrafo y algunos más se concentran en las características de la cámara.

Si bien todo esto es cierto, para mi, la relevancia es más sentimental, no es casualidad que en el día del aniversario 120 del natalicio de Antoine de Saint-Exupéry, autor de El Principito, recordemos una vez más que no todo siempre es tan evidente y que lo esencial es invisible a los ojos.

Hay cosas que existen aunque no las percibamos con nuestros sentidos, es sorprendente la incredulidad y negación que algunas veces experimenta el ser humano. Sí que está actual esta frase en estos históricos tiempos.

Para el fotógrafo todos los aplausos por tan preciosa imagen, para la naturaleza gracias por mostrarnos aquello que no se ve y para ustedes mi invitación para que disfruten de la imagen sin cuestionamientos.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba