Opinión

Comicios comunales

José Yesid Devia Tafur

Se ventila en pasillos de alcaldías y gobernación, que muy posiblemente, antes de finalizar el presente año,  habrá elecciones para directivos de las juntas de acción comunal. Sin confirmación oficial. Desde luego, que esto  sería una estupenda  noticia, por cuanto hay sectores que piden a gritos el cambio de los actuales dignatarios, en razón a que su desempeño no ha sido el esperado y tienen en el ostracismo a sus comunidades. Su gestión ha sido, un  poco más que nula.

En las diferentes comunas,  líderes auténticos y verdaderamente representativos, se aprestan desde ya,  para adelantar sus campañas y enfilan baterías formulando propuestas que les permitan obtener el beneplácito de  los electores para así lograr una plaza en la directiva del organismo de acción comunal. Así mismo, paralelamente se mueven los avivatos y se alistan en el partidor;  esperando  que con propuestas y promesas engañosas, formuladas en base a  intrigas y mentiras puedan conquistar el favor de ingenuos e incautos ciudadanos. ”Ojo avizor”

No sobra advertirle, tanto a candidatos, como a electores, que investiguen y consulten  todo lo relacionado y contemplado  en la ley 743 de 2002, la cual rige los organismos de acción comunal, y acercarse a los despachos gubernamentales, donde encontrarán  funcionarios prestos a brindar información veraz y pertinente, para que de esta manera conozcan de primera mano y viva voz;  todo lo concerniente  a  las reformas que se han venido formulando en la materia y así poder entender a cabalidad,  la importancia y el papel que juega dentro de la democracia,  el proceso que se avecina,  a través del cual se elegirán las personas que llevarán la representación de todo un conglomerado.

Es menester e imperioso, que para lograr una buena y adecuada participación ciudadana, los integrantes de la comunidad, entiendan perfectamente,  el verdadero concepto comunal, lo cual sin lugar a dudas, se traduciría en la obtención de un auténtico  desarrollo;  donde prime  el factor del bien común y general, por encima del personal. Debe ser requisito indiscutible y sumamente fundamental, que  toda persona  que muestre interés por el tema, entienda con bastante claridad que debe gozar de una conciencia colectiva, mentalidad comunal, sentido de pertenencia y un gran gusto por el servicio comunitario. Sin estas innatas condiciones, le prestaría  un pobre servicio al sector en el cual pretende adelantar la actividad.

Quien coloque su nombre en la palestra pública,  con miras a obtener una dignidad comunal, debe comprender que esta es una labor dispendiosa, que no genera ingresos de ninguna naturaleza y debe ser consciente que hay que disponer de una gran voluntad y del tiempo suficiente para atender las diferentes obligaciones, requerimientos y  compromisos que son propios de esta encomiable y loable la labor.

Por último, es bien importante que los candidatos aspirantes, tengan diseñado un buen proyecto a desarrollar,  con una hoja de ruta en la cual estén debidamente estipuladas  y enmarcadas, todas las necesidades básicas  y problemáticas  de su sector,  para que al momento de ser requeridos por la asamblea general, puedan presentar unos excelentes resultados de  su gestión.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba