Opinión

¿Idealismo o Realidad?


Horacio Villafuerte

¡Justamente ahora,  el Plan de Desarrollo de los territorios, en manos de nuestros representantes para ser aprobados! En este preciso momento de retrospectiva obligada, donde se necesita un trabajo interior y las personas pueden replantear  su actuar y  contribución con la región: si, ese pedazo de tierra donde transcurren las rutinas, los  hijos crecen, se sonríe y se sueña.

Ese lugar donde nacemos, el cual está escrito por el destino y nos hace cautivos de la tierra… Me pregunto, ¿Será todo esto necesario recordarlo cuando se deben tomar decisiones con repercusiones importantes en nuestras vidas y la de los demás? Teniendo en cuenta que son determinaciones que nos pueden poner en peligro o en desventaja… De allí, surgen más preguntas, ¿Es este el momento preciso para que nuestros líderes y liderezas de las diferentes líneas políticas tengan claro qué sentimos y qué queremos como comunidad, a dónde queremos llegar y poder así tomar decisiones a corto, mediano y largo plazo?.


Pues bien, esta responsabilidad recae en manos de personas que elegimos, en las cuales confiamos en su claridad en cuanto a la problemática en la que vivimos y las posibles alternativas para afrontar los problemas; capaces de prever todas las situaciones que puede tener el Gobierno para cumplir  objetivos, designar  los responsables y propulsar ese desarrollo tan anhelado por todos; pero ante todo, que miren como desafío las acciones a seguir y no como amenazas, que no encuentren necesario pronunciamientos peyorativos para los contrarios y los caracterice  la inteligencia para decidir, el decoro y la cultura. Que no sea necesario vestirse de negro  como anticipo de las decisiones de Gobierno, pues lo que esperamos es que tengan claro que están para aportar, no para restar esfuerzos.

 
Esos lideres que visionamos, preparados de los resultados,  que de ser nefastos asuman responsabilidades a pesar de no dar el si  al Plan, pero conscientes de las acciones de mejoras que debieron  perseguir… Y de ser  afortunado el efecto, celebrar y aceptar con humildad la capacidad de trabajo de un Gobierno que a pesar de no ser de sus adentros respondió con responsabilidad a la confianza depositada por todos nosotros.

Artículos relacionados

Un comentario

  1. Creo que todos los planes de desarrollo hoy están desactualizados , más allá del deseo del gobernante de turno proponente de los mismos creería que deben ajustarse a la realidad fiscal y económica que trajo la pandemia y en algunos casos redireccionar o concentrarse en lo social , se asoman épocas duras que nos pondrán a prueba y dónde tendrá que sobresalir la sensatez quien quiera jugar con las tripas va a perder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ver también
Cerrar
Botón volver arriba