Opinión

¿Obligar a vacunarse?

Adriana Bermúdez

Creyente en que con la verdad, todo se puede. Comunicadora social, Magíster en Administración.

Francia lo hizo. El presidente Macron dijo que, a partir de agosto, quienes no estén vacunados no podrán asistir a sitios públicos por riesgo a contagiar a los demás. Lo curioso es que las vacunas que tenemos no inmunizan, que debería ser su finalidad. Como lo manifiesta la OMS en su página “Debido a que las vacunas contra la COVID-19 se han estado desarrollando en los meses precedentes, es demasiado pronto para saber la duración de la inmunidad que confieren y hay que seguir investigando para responder a esta pregunta. Sin embargo, hay datos alentadores que indican que la mayoría de las personas que se recuperan de la enfermedad adquieren una inmunidad que protege contra una nueva infección, al menos durante un cierto tiempo, si bien aún se está determinando en qué grado y con qué duración(1), lo que evidencia que vacunarse es útil para minimizar el impacto del virus, pero los vacunados no solo pueden contagiarse, también pueden contagiar, por eso no entiendo la estigmatización que quiere darse sobre quienes no se quieren vacunar, sea cual sea su razón.

Algunos argumentan que los no vacunados son un peligro para los vacunados porque podrían contagiarlos; sin embargo, la misma OMS, de nuevo en su portal lo reconoce “Si bien la vacuna contra la COVID-19 lo protegerá de enfermar gravemente y morir, aún no sabemos hasta qué punto evita que se infecte y transmita el virus a otras personas(2), por ello, hemos conocido casos de vacunados que, desafortunadamente, se han infectado, contagiado a otros e incluso, fallecido a causa del virus o sus consecuencias. Todo esto deja en evidencia que el control de la pandemia no se alcanzará con medidas represivas como toque de queda, ley seca o cierre de negocios, acciones que no han sido totalmente efectivas, menos obligando a portar un carnet de vacunación a quien no le interesa obtenerlo. Esto, por el contrario, sí puede incentivar un mercado negro de carnets de vacunación falsos que se encargará de lucrar a los ilegales.

Si usted ya se vacunó, no se descuide. Mantenga el uso del tapabocas, el distanciamiento social y el lavado de manos. Evite las aglomeraciones y los espacios sin ventilación natural. Sígase cuidando, por favor. Si usted es de los que se quiere vacunar ¡perfecto! Llame a su EPS, insista en su interés o busque los centros de vacunación en su ciudad y haga uso de su derecho a recibir la vacuna, pero, en ninguno de los dos casos, estigmatice y maltrate a quienes no quieren hacerlo. Si toma la decisión de “dejar a ese amigo” por no vacunarse, está en su derecho a hacerlo, pero recuerde que estamos en el momento donde la polarización frente a todos los temas nos está agobiando y no debemos seguir haciendo parte de ella.

Respetemos la opinión y posición del otro. Al final, si se equivoca, será en su propia salud donde pague la consecuencia de sus actos. La evidencia científica todavía no nos dice otra cosa.

(1 y 2 ) https://www.who.int/es/news-room/q-a-detail/coronavirus-disease-(covid-19)-vaccines

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba