Opinión

Pasa en el cine, pasa en la vida real

Luis Carlos Rojas García

Escritor

El pasado Halloween, por estos lugares de paz y armonía, un hombre de aproximadamente veinte años, se puso su traje de noche de brujas, se colgó un sable de esos de Samurái y salió a la calle, sí, salió como muchas otras personas, pero no precisamente a pedir dulces. El resultado, dos personajes muertas y cinco más heridas ¿Qué pasó? No se sabe a ciencia cierta. Sin embargo, casos como estos se vienen presentando con más y más frecuencia.

Pues bien, este y otros hechos ocurridos parecieran estar escritos en el guion de una película de cine. Por supuesto, y lo hemos visto también, el cine no solo ha inspirado asesinatos, también ha servido para recrear actos de vandalismo, secuestros y hasta las escenas más alocadas entre ellas, de diversión y de amor.

Para que se hagan a una idea, dejo a continuación un link en donde explican con más detalle sobre algunos hechos ocurridos basados en películas de cine:

http://www.sensacine.com/noticias/cine/noticia-18531411/

Como se pueden dar cuenta el listado es largo; desde películas de drama romántico como: Cincuentas sombras, hasta las más violentas como Asesinos por naturaleza. Dichos films, han sido una verdadera inspiración para personas que, aparentemente, están mal de la cabeza; sin embargo, y lo vimos en el Joker de Joaquin Phoenix, valdría la pena preguntarnos si son realmente las personas las responsables, el cine, el gobierno o la misma sociedad.

Lo que me lleva a recordar que la salud mental es un problema que lamentablemente muchos gobiernos y sociedades no quieren ver o, intentan disimular. Los sistemas capitalistas se llevan los primeros puestos en producir actores y actrices con la capacidad de hacer realidad toda esa fantasía que nos ofrece el cine. Por supuesto, el comunismo no se queda atrás. Pero, la mal llamada libertad que no es más que un eslogan de la sociedad de consumo, permite que el crimen esté a la orden del día.

Por esta razón, es común observar estas tendencias asesinas y suicidas en los países donde el consumo es más fuerte. Y cuando digo consumo, no solo me refiero a los centenares de artículos innecesarios que se compran o a la comida chatarra que asesina sin piedad a unos y otros, incluyo también el consumo del alcohol, drogas y la compra de armas que están al servicio de quienes las quieran y puedan comprar.

En resumidas cuentas, mientras no se le dé la importancia que tiene la salud mental, tanto como la física, seguiremos viendo casos como el antes nombrado o como los que están relacionados con el cine ya que: ¡Si pasa en el cine, pasa en la vida real!

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba