Opinión

Personero de Ibagué y secretario de gobierno municipal, mudos ante las distorsiones en los precios para el día sin IVA.

Guillermo Naranjo

Economista, Profesor Universitario

El anuncio del Gobierno Nacional de implementar tres días sin IVA en la economía colombiana, generó una protesta en redes sociales por la manipulación de los precios por parte de las grandes superficies.

La medida del gobierno buscaba reactivar las compras por parte de los hogares, una medida necesaria en tiempos donde el PIB está afectado, producto de la pandemia del Covid 19, igualmente, el asilamiento social generó disminuciones en las ventas y terminó aumentando las tasas de desempleo del país, como también, el cierre definitivo de miles de negocios en el país.

La implementación de la medida ocasiona una disminución en los ingresos tributarios de la Nación, sin embargo, el gobierno entiende que es necesario dicho sacrificio para tratar de mitigar los efectos económicos negativos de la pandemia.

El fin de semana pasado, dialogue con un pequeño emprendedor dela ciudad y en la charla él me comentaba, que el día sin IVA beneficiaba a las grandes empresas, en primer lugar, porque, para el caso de él, al ser persona natural, no esta obligado a facturar y por ende el día sin IVA no se vería reflejado en sus ventas, y, adicionalmente, el producto que el vendía solo tiene IVA para productos superiores al millón quinientos, finalizaba la charla diciéndome “yo no le hago el feo a la platica, pero ese día sin IVA no me genera beneficios”.

La medida del día sin IVA es una medida que buscaba aumentar el consumo en momentos de crisis de la economía Colombia, sin embargo, las practicas empresariales de los almacenes de cadena distorsionan los beneficios al consumidor, debo aclarar, que esas practicas no son propias del modelo liberal y que en definitiva son totalmente opuestas a la libre competencia.

En estos tiempos de pandemia donde los empresarios solicitan al gobierno ayudas para superar los problemas de liquidez que la cuarentena les ocasionó, es completamente contradictorio que estos mismos empresarios en un acto de mala fe alteren los precios de sus productos con el fin de lograr más ingresos en perjuicio del excedente del consumidor, de esa forma no se reactiva la economía, adicionalmente, ofende el doble discurso de dichas empresas, solicitan ayuda para seguir operando pero buscan afectar el bolsillo de los consumidores.

Finalmente, las pruebas de miles de cibernautas son contundentes, la pregunta ahora es, ¿Dónde está el Personero de Ibagué y el secretario de Gobierno Municipal? Para nadie es un secreto que, en primer lugar, el personero de Ibagué debería estar realizando controles al nivel de precios, y defender los consumidores, y, en segundo lugar, la secretaria de gobierno tiene un convenio con la superintendencia para la protección de los consumidores, ahora bien, donde estarán esos funcionarios para defender los derechos de los ibaguereños.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ver también
Cerrar
Botón volver arriba