Opinión

Martuchis llena eres de gracia

Luis Carlos Rojas García

Escritor

«¡Oh Martuchis sin pecado concebida, ruega por nosotros, que recurrimos a ti!»

Me resulta algo irrisorio el comportamiento de los políticos de mi país, aunque, a decir verdad, más allá de la risa lo que siento es una verdadera indignación. Sí, me da repudio todo ese espectáculo macabro que montan día a día para burlarse de la gente y, lo que es peor, ver cómo la gente los apoya. Todo, absolutamente todo lo que sucede en Colombia parece salido de un programa de televisión o de una película. Para cada situación hay una escena, una obra, un show.

Para no hacer tan larga esta historia iré directo al grano: el caso de la Vicepresidenta de Colombia Marta Lucía Ramírez Blanco, más conocida en el mundo del espectáculo como la tía Martuchis, es la prueba fehaciente de la manera descarada y aberrante como llevan las riendas del país. No solo se ha burlado de los colombianos, sino que, además, su novela va con lágrimas y discursos que rayan en la ridiculez ¡Qué alguien le dé un premio a mejor actriz por favor!

De ahí que no dejo de preguntarme:

¿Qué más necesita el país para darse cuenta que realmente el gobierno Uribe, porque Duque sigue siendo un bobo útil-inútil, es un gobierno narcotraficante?

¿Será que es pura casualidad que, desde su familia en adelante, sin dejar por fuera a sus colaboradores, han estado y están relacionados con el narcotráfico?

¿Qué esperan los Estados Unidos para comenzar a revisar este asunto de las drogas que enlodan directamente a Uribe y su gente?

¿Cómo será el negocio entonces?

¿Será que Matarife mostrará algo diferente a lo que ya todos sabemos o seguirá repitiendo lo mismo que de siempre? Bueno, esta es otra historia, pero igual, me lo pregunto.

Para nuestro infortunio, cualquier cosa que se le pueda investigar y descubrir a gente como Martuchis o al mismo Uribe, no es más que: “una tragedia familiar”. Y si le sumamos el apoyo de personajes como la Dávila, la López entre otros, se da uno cuenta que es la misma corrupción de siempre maquillada con la mejor pintura, o que lo digan todos los que en su momento apoyaron a Sergio Fajardo (Farsardo) de quien podemos decir hoy en día, sin lugar a dudas, que jugó sus cartas para apoyar al Uribismo en su momento y que su silencio no fue más que parte de su complicidad. No puedo olvidar cómo muchos se desgarraban las vestiduras apoyando a este sujeto, el mismo que ahora Uribe le reclama por redes sociales ya que, de parte del patrón, recibió favores y fue ficha clave en atrocidades como las de Hidroituango; si no me cree, revise las denuncias de los ciudadanos de la región.

En resumidas cuentas, Colombia, como decía la abuela “¡Está cagada y con el agua lejos!”. Por esta razón no nos queda más remedio que encomendarnos a la santa Martuchis con la siguiente oración:

Uribe te salve, Martuchis,

llena eres sin gracia,

el patrón es contigo.

Bendita tú eres

entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto

del negocio de tu hermano Bernardo.

Santa Martuchis, Vice del patrón,

ruega por nosotros, pecadores,

por las mulas y por la merca,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

Ruega por nosotros Santa Martuchis para que no caigamos en las manos de los Paras de tu patrón o para que no nos manden a suicidar en tu eterno reino narcotraficante y paramilitar, por los siglos, de los siglos de vuestra corrupción.

Artículos relacionados

Un comentario

  1. Esta clase de artículos; irrespetuosos no solo con la señora Vicepresidenta de Colombia; sino con nuestras creencias Catolicas; irrespetando una de nuestras oraciones; la mas grande oración a la Santísima Virgen María.
    Estan fuera de lugar en esta pagina que dice su lema… Resaltamos la BUENAS NOTICIAS DEL TOLIMA!
    Este artículo es de muy mal gusto; es ofensivo e irrespetuso.
    Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba