Opinión

Por ahora se les chispoteó

Luis Carlos Rojas García

Escritor

En los últimos días los colombianos han protagonizado algo que parece casi imposible de creer. Y escribo que es casi imposible porque ya habían sido demasiados años de lo mismo, de los políticos de siempre, de las mañas de siempre, de los robos, los abusos, de la violencia desmedida en contra de los inocentes, del robo sistemático de los recursos de los más necesitados y todas esas cosas que tienen sumergida a Colombia y a su gente en la miseria.

Así es, son demasiados años escuchando que en nuestro país no hacemos otra cosa más que aguantar y aguantar y no pasa nada. Son muchos años escuchando que la culpa es de la izquierda, de la guerrilla y lo que es peor, ya eran demasiados años de una apatía y una falta de sentido de pertenencia del pueblo colombiano por su situación.

Sin embargo, todo tiene un límite y el gobierno Duque, que no es más que la fachada del reinado de terror que tiene el mismo Uribe, cruzó la línea que no tenía que cruzar y ante el asombro del mundo entero, el pueblo, sin importarle la pandemia, estalló.

Por supuesto, no me voy a poner a contarles el abuso de las autoridades y todas esas cosas que ya sabemos que están pasando, por más bárbaras y reprochables que sean. Solo diré que hoy en día la gente ya no le come cuento ni a la culpa de Petro, ni a la influencia de Santos, ni a la guerrilla.

Diré también que el Castrochavismo, que todo lo podía, ya no causa ni cosquillas; por supuesto, hay mucha gente que insiste en creer en estos cuentos, pero, es claro que una gran parte de la población ya no le cree a esta gente que tanto daño le ha hecho al país, los mismos que creyeron que podían aprovechar la cuarentena para hacer de las suyas y se llevaron una gran sorpresa.

Parece ser que el encierro, sumado a toda la represión durante tantos años, generó un efecto contrario a lo que, a lo mejor, pensó que pasaría el gobierno corrupto de Duque cuando intentó la aplicar la absurda reforma.

Sin embargo, con las nuevas iniciativas de Duque de declarar un estado de conmoción interior, las cosas se pueden poner mucho peor. Una vez pase algo así Colombia entrara en la primera fase de la dictadura que tanto ha soñado Uribe. El dictador que Colombia necesita, como lo dijo Garzón.

Como sea, por el momento diremos entonces que al gobierno Uribista, por ahora se les chispoteó, ya que, gracias a todo esto, el uribismo están en la mira del tío Samuel y de personajes con demasiadas influencias en todo el mundo como para ponerlos en apuros, al menos mientras buscan cómo aplicar su dictadura. No obstante, es claro que eso no se va a quedar así y que la ley de Murphy está más presente que nunca.

Esperemos entonces que todo esto haya valido la pena, que los colombianos aprendamos por fin que la unión hace la fuerza y que pase lo que pase Colombia resista porque esto hasta ahora comienza.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba